La imagen que me viene inmediatamente cuando pienso en la colaboración con Magis es la de Eugenio Perazza que, en medio de cualquier reunión, sin mediar palabra se levanta y sale de la estancia. Vuelve transcurrido un tiempo variable retomando el discurso donde lo había dejado o cambiando completamente de tema. Nunca he sabido a dónde va ni quiero saberlo, me gusta seguir pensando que se va a charlar un rato con el Conejo Blanco, el Gato de Cheshire, la Oruga Azul o el Sombrerero Loco para saber su opinión sobre el proyecto en el que se está trabajando.

Pushing the boundaries of design since 1976.